lunes, 29 de noviembre de 2010

López...

López...,  curioso al menos. Y viene al hilo de lo anterior. El tío se queda esperando delante de la ferretería sin mover ni una sola pestaña. Esperando a su dueño. Es guapo,  alucino como obedece,  le he puesto el culete en la nariz, como quien dice, y nada tú, todo mi poder sexual ha desaparecido, ni ha husmeado.



Claro, mi jefa no daba crédito y ha tenido que hacer una foto.

Cómo ella obedece......
Se deja enseñar.....
Hay mañanas que hasta gruñe...

No he vuelto a ver a López. Se ve que estaba de visita.


1 comentario:

  1. Parece que diste con la horma de tu zapato, Nora.
    Saluditos.

    ResponderEliminar